Periódico ABC

Última Hora
  1. El pasado 27 de enero el BOE publicó una de las ofertas de empleo público más grandes de la historia de nuestro país para trabajar como Auxiliar Administrativo del Estado . Concretamente, un total de 27.509 plazas para trabajar en la Administración General del Estado, 11.417 plazas de ingreso libre y 16.088 plazas de promoción interna. De entre las plazas ofertadas, 4.086 puestos se dirigen para el Cuerpo General Auxiliar , mientras que 13.157 plazas son para Administrativos de la Administración General del Estado (AGE). ¿Qué requisitos son necesarios para presentarse a las oposiciones? Para presentarse a la convocatoria como Auxiliar solo se necesita presentar el Graduado Escolar , mientras que para las de Administrativo, es necesario tener el título de Bachillerato , Técnico, Formación Profesional de primer grado o titulación equivalente. Otro punto que todo aquel que quiera presentarse a estas oposiciones debe tener en cuenta, tiene que ver con la categoría profesional . Aunque ambos pertenecen al Grupo C2, los Auxiliares se encuentran recogidos en el Subgrupo C2, mientras que los Administrativos se engloban en el Subgrupo C1. Siendo un requisito académico de vital importancia, ya que el sueldo base de los funcionarios públicos dependen de su categoría profesional. ¿Cuándo se celebra el examen? El primer ejercicio se realizará dentro de los próximos cuatro meses , uno más de lo inicialmente previsto por el elevado número de plazas ofertadas, siendo pronosticado que se resuelva en un año. Por otro lado, el Boletín Oficial del Estado detalla en su artículo 3.3 que «los ejercicios de los procesos selectivos para el ingreso libre y para la estabilización de empleo temporal del Cuerpo General Auxiliar de la Administración del Estado y del Cuerpo General Administrativo de la Administración del Estado se celebrarán el mismo día y a la misma hora». O lo que es lo mismo, que las personas que quieran optar por estos puestos no podrán presentarse a ambos exámenes . ¿Cuál es el salario de un Auxiliar Administrativo del Estado? Lo primero que debemos saber es que nuestro salario dependerá de la categoría profesional y el subgrupo al que pertenezcamos. En el caso del Grupo C, que a su vez se divide en Subgrupo C1 y C2, el sueldo base de un Auxiliar Administrativo del Estado es de 693,31 euros mensuales, mientras que las bandas salariales de los Administrativos Generales parten desde los 836,75 euros. Sin embargo, tras la subida de un 2,5% de los salarios de los funcionarios por parte del Ministerio de Hacienda y Función Pública, liderado por María Jesús Montero , que además incluye una cláusula de revisión salarial en función del IPC, lo que supone una subida salarial de un 9,5% entre 2022 y 2024, supone una media de entre 21 y 43 euros más en la nómina mensual. A lo que habrá que sumar también otras retribuciones complementarias , como es el caso de las características de los puestos de trabajo, la carrera profesional o el desempeño , rendimiento o resultados alcanzados por el funcionario, tal y como se establece en la Ley 7/2007 , de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. ¿Cómo es el examen? El proceso de selección estará formado por un ejercicio único que constará de dos partes , que se realizarán conjuntamente. Partes del examen: La primera parte consistirá en contestar por escrito un cuestionario de un máximo de 70 preguntas. Asimismo, podrán conocerse con antelación 5 preguntas adicionales de reserva que serán valoradas en caso de anulación de alguna de las anteriores. La segunda parte consistirá en contestar por escrito un supuesto de carácter práctico a elegir entre dos. Cada supuesto práctico se desglosará en 20 preguntas, y podrán preverse 5 preguntas adicionales. El tiempo máximo de realización de este ejercicio será de cien minutos. El cuestionario de ambas partes estará compuesto por preguntas con varias respuestas, siendo solo una de ellas correcta. Asimismo, todas las preguntas tendrán el mismo valor y cada contestación errónea se penalizará descontando un tercio del valor de una respuesta correcta. Por último, se debe tener en cuenta que las respuestas en blanco no penalizan.
  2. Tras una vida repleta de altibajos, la luz de Lisa Marie Presley se apagó el 12 de enero, a los 54 años, a causa de un paro cardíaco. Una funesta noticia que conmocionó a todos sus allegados y de la que se habló mucho en los días posteriores. Una semana después, la hija de Elvis Presley recibió sepultura en Mediation Garden, el jardín delantero de la conocida popular mansión de Graceland, Memphis, en la que el Rey del Rock vivió desde los 22 años hasta su fallecimiento en 1977. Sus restos mortales ya descansan junto a su progenitor, sus abuelos y su hijo Benjamin , quién se suicidó de un disparo con tan solo 27 años. Una muerte prematura que sumió a Lisa Marie en una profunda depresión que, como ella misma admitió, nunca llegó a superar. Ahora, cuando se cumplen dos semanas del fallecimiento, ha trascendido el patrimonio de Lisa Marie Presley y algunos detalles de sus últimos movimientos antes de morir. OTRAS NOTICIAS El pacto al que han llegado Shakira y Gerard Piqué por su hijo Sasha Aarón Espí «Si fuera tú, me suicidaría»: el grave acoso que sufre la mujer de Dani Alves desde su detención R. Fernández El periódico británico 'TMZ' asegura que pese a que contrajo una deuda millonaria en los últimos años de su vida, antes de fallecer contaba 35 millones de dólares repartidos en dos pólizas de seguro de vida que tenía contratadas: una con 25 millones y otra con 10. También hablan de una tercera póliza de otros 10 millones que no se sabe si ha caducado. De esta forma y descontando las deudas contraídas antes de fallecer -cuatro millones de dólares-, el patrimonio que se repartirán sus tres hijas - Riley Keough, Harper y Finley -, asciende a los 30 millones. Administración del patrimonio Dado que las mellizas tienen catorce años y, por ende, son menores de edad, su dinero se destinará a un fideicomiso que creó en 2010. Por aquel entonces, la hija del Rey del Rock nombró a su progenitora Priscilla y a su hijo Benjamin como fideicomisarios. Determinación que cambió seis años después eliminando a su madre y añadiendo a Riley Keough, su hija mayor. Esto ha propiciado un conflicto familiar ya que, según ha trascendido, Priscilla, quién se enteró del cambio tras la muerte de su hija, cuestiona la validez del testamento y ha presentado ante un juez una petición para certificar si el documento en el que se detallan las últimas voluntades de la artista es válido. Todo esto porque pone en duda que la firma que aparece en un anexo, que se añadió en 2016, tenga validez. Priscilla apunta que en ese documento «supuestamente firmado por Lisa Marie Presley» aparece mal escrito el nombre de su hija y que la firma «parece inconsistente con la que habitualmente utilizaba». Además, señala que en ningún momento se le informó de la decisión, algo que obligarían los términos del fideicomiso. También que no fue ratificado ante notario. Motivos por los que ha pedido que se considere inválido el anexo de 2016 y se tenga en cuenta el testamento fechado en 2010. Estos movimientos por parte de la madre de Lisa Marie Presley denotan que querría seguir siendo la administradora del patrimonio de su descendiente.
  3. Hay historias de la historia que merecen ser reseñadas. De superación, de empatía y de persecución de un sueño. Supongamos que hay un crío de seis años, que quiere ser mago, que concentra una multitud en el Retiro y al que, amorosamente, la policía le indica que no puede actuar. Ese niño, llevado por la magia encuentra que en el Hospital Niño Jesús puede, unos meses después, desplegar su arte a quien más lo necesita. Hay que pensar en la doble sonrisa, y también en la curación de los enfermos, que es mandato bíblico. Y así Manuel va perfeccionando trucos, pasando por diferentes plantas, tratando no sólo con pacientes, también otros voluntarios, más talluditos que él que le van enseñando « globoflexia , humor» y una «voluntad de compartir» de un niño inquieto al que en su primer colegio no le supieron ver lo que es una realidad: que la magia es un arma cargada de futuro. Con bromas y veras lo reconoce; «siete años» y ser «el mago del cole», no «hace especialmente popular a nadie». Manuel Oliver no se rindió. Y en esas estaciones de esperanza y desesperanza que son los hospitales, él iba poniendo su sonrisa. Voluntad de servicio a través de una baraja. Noticia Relacionada estandar No La poderosa seducción de la unión de magia y tecnología Alexia Columba Jerez Aplicar los secretos del ilusionismo a la actividad empresarial es una estrategia que ayuda a marcar diferencias y a alcanzar un mayor impacto Oliver lleva traje entallado, zapatos lustrosos, y atiende en Alenta, un centro para discapacitados psíquicos donde Madrid ya se hace sierra. Allí va con su baulillo y la tesis de que la magia y las artes escénicas son terapéuticas, eso sí, «con mucho estudio y trabajo». El suyo, que muestra sin alardes. Estudio y superación Fue creciendo y la voz se le hizo, indefectiblemente, más grave. Actuó como ilusionista callejero en el Festival de Edimburgo, y eso que en «selectividad» le «quedó inglés», reclamó la nota y se la bajaron. Y es entonces cuando el entrevistador llega al leitmotiv vital de Oliver. El «estudio y la superación». Ya con su selectividad pasada y un inglés dominado sin 'conjuros', estudia en la Rey Juan Carlos Pedagogía de las Artes Escénicas, marcha con una Fullbright a Wisconsin, en plena pandemia, y de ahí a perfeccionar esa forma de estar en el mundo que sería su proyecto de vida; la magia es «una herramienta visual e interactiva de cambio». De «cambio interno, de cambio interpersonal», y que ayuda a la «conformación de la propia identidad». Podría uno creerse ante un iluminado, pero su sonrisa y su currículum lo desmienten. Por eso, en nada, se irá a la Universidad de Columbia becado por La Caixa a ampliar horizontes: un máster de Psicología Organizacional con Especialidad en Gestión de Cambios. Y no, no se va a Hogwarts , sino a trabajar, también, en Standford. FANTASÍA Diferentes momentos de la sesión del artista BELÉN DÍAZ En el centro Alenta, ayer mismo, a los internos copartícipes de la magia mostró que el truco puede salir,o no salir. Que se trata de eso; de asumir el fracaso con una sonrisa. Cartas, y aros, y un público volcado, respetuoso y participativo. Así, con el juego, ha hecho hablar a una interna, Esther, de natural poco comunicativa. Que ha bailado y ha comprobado, con la mirada de los educadores, que eso de las artes escénicas, incluso la catarsis griega, da unos resultados sorprendentes en una dinámica de grupo de tan sólo una hora. Manuel bromea, emplea el misterio y la mayéutica; lo mismo en un centro de educación especial que ante líderes de empresa. Lo importante, con todo, era el aplauso entregado, las risas, «un lunes a la mañana». Y María Eugenia, a la que le ha fascinado el truco de los «aros». En Miguel, todo es magia con mensaje y poso. Más en un día como hoy, festividad de san Juan Bosco , patrón de los magos.
  4. Ser asalariado o ser autónomo tiene numerosas diferencias, empezando por los gastos que implica uno y otro y sobre todo por los ingresos que se alcanzan. Estas desigualdades también se encuentran a la hora de disfrutar del cierre de su vida laboral. Las pensiones de jubilación son notablemente diferentes entre un trabajador por cuenta propia y uno por cuenta ajena. La media de todas las pensiones (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se situó en los 1.189 euros en el mes de enero que finaliza, y contando con solo las de jubilación fue de 1.368,3 euros . Conviene desgranar, por tanto, quién cobra más en su jubilación, si un asalariado o un autónomo. Noticias Relacionadas estandar Si Golpe de Hacienda a las pensiones máximas: se llevará el 37% del alza Bruno Pérez estandar No Radiografía de las pensiones en España: quiénes tienen las cuantías más altas y más bajas ABC Jubilaciones de asalariados De esos casi 1.370 euros que supone la media de las jubilaciones, a los trabajadores que llegaron al fin de su vida laboral después de ser asalariados es de 1.527,8 euros al mes, lo que supone un 28% más que la pensión media absoluta. En este grupo están las pensiones más altas de todo el sistema: los mineros. Sus pagas de la Seguridad Social alcanzan los 2.666,9 euros al mes , lo que supone más del doble de la media del sistema. Justo por debajo de los 1.527,8 euros de los jubilados asalariados están los pescadores , que cobran 1.518,7. Jubilaciones de autónomos Si las pensiones de jubilación de los asalariados se sitúan por encima de la media (tanto del sistema completo como solo de su división), las de los autónomos las bajan notablemente. En términos absolutos, los autónomos jubilados cobran 910,9 euros , lo que supone un 23% menos que la media global del sistema y un 40,4% menos que sus homólogos asalariados. Está claro que en términos de jubilación, es más rentable acabar los días laborales como un trabajador por cuenta ajena que propia, si bien en ambos casos se han visto beneficiados por la revalorización generalizada de las pensiones, en torno al 8,5% . Lo que ahora mismo es una buena noticia puede suponer una quiebra en la Seguridad Social, conforme las generaciones mayores (ahora mismo la del 'baby boom', los nacidos entre 1946 y 1964) vayan acabando con su vida laboral. El equilibrio entre ingresos y gastos en la hucha de las pensiones dependerá de la generación X y posteriormente de los milenials , que ya están afectados por la bajada demográfica que comenzó a notarse de manera más fuerte desde mediados de los años 80 del siglo pasado.
  5. La Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz , se reúne este martes con la patronal y los sindicatos UGT y CC.OO. para acordar una nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Díaz es partidaria de subir de los 1.000 euros actuales hasta los 1.100 euros brutos mensuales repartidos en 14 pagas. El informe de expertos contratado por el Ministerio de Trabajo apunta un aumento entre 1.046 y 1.082 euros en 14 pagas. CC.OO. es partidaria del tramo alto, una subida del 8,2%, con posibilidad de ampliarlo hasta los 1.100 euros, cifra por la que aboga UGT. La patronal, por su parte, propone una subida del 4% , hasta los 1.040 euros brutos en 14 pagas, informa Javier González Navarro . Si finalmente prospera la posible subida del salario mínimo interprofesional a 1.082 euros al mes desde los 1.000 euros actuales sería la segunda mayor de las últimas cuatro décadas. Con este eventual aumento de un 8,2% se habrá pasado de 655 euros a rozar 1.100 euros en apenas ocho años. Código Desktop Imagen para móvil, amp y app Código móvil Código AMP 400 Código APP La eventual revalorización de un 8,2% del SMI, si finalmente se concreta esa cifra, solo sería superada por el aumento del 22,3% ocurrido en 2019, cuando pasó de los 735 euros a los 900 euros. Superaría la subida del 8,0% en 2017, cuando pasó de 655 a 707 euros brutos al mes repartidos en 14 pagas. Habría que remontarse a principios de los años ochenta para encontrar unas subidas superiores. Si finalmente se acuerda la subida del tramo alto del informe de expertos, el salario mínimo de 1.082 euros al mes sería el más alto de la historia en España, no solo en precios corrientes, si no también en precios constantes, es decir, teniendo en cuenta la variación de la inflación a lo largo de los años. Código Desktop Imagen para móvil, amp y app Código móvil Código AMP Código APP En 1979, el salario mínimo era de 124 euros. La cifra, actualizada con los precios de 2022, sería como recibir hoy 794 euros. A pesar de las subidas constantes a lo largo de los años, España no volvió a superar esa cota hasta 2017. Ese año el salario mínimo quedó fijado en 707,70 euros, equivalente a 808,90 euros, según el cálculo actualizado con el índice de precios al consumo (IPC) general. Desde entonces ha continuado su aumento. La historia del salario mínimo interprofesional se remonta al franquismo. En 1963, el sueldo mínimo se estableció en 1.800 pesetas, unos 10,80 euros. A precios de hoy, serían casi 400 euros. Durante la última etapa del franquismo, el sueldo mínimo quedó en cerca de las 8.400 pesetas (50,50 euros), unos 657 euros de hoy en día. MÁS INFORMACIÓN Yolanda Díaz quiere cerrar el martes la subida del SMI con el apoyo de UGT y CC.OO. y las discrepancias de la CEOE Las subidas del salario mínimo han sido continuas; aunque, haciendo una comparación con precios constantes, ha habido periodos que no evitaron una merma de poder adquisitivo . Así, durante los años 90, el salario mínimo pasó de 300 euros a 400 euros en las sucesivas revisiones anuales; sin embargo, en su equivalente a precios actuales, supondría una mensualidad en torno a los 700 euros al mes hoy en día, menos que a finales de los años setenta. Las subidas durante el Gobierno de Pedro Sánchez han elevado el salario mínimo hasta sus cotas más altas. El mayor hito fue pasar de 735 euros a 900 euros en 2019, equivalente a 1.008 euros hoy; por encima del salario mínimo actual, fijado en 1.000 euros. Los 1.000 euros actuales, ahora pendientes de revisión, se comenzaron a pagar desde enero de 2022. La futura alza se aplicará desde enero de este año, con carácter retroactivo, y afectará a 1,8 de trabajadores. El Gobierno tiene competencia exclusiva para subirlo y puede hacerlo sin el acuerdo de la patronal. El objetivo de Yolanda Díaz es alcanzar el 60% del salario medio en esta legislatura, a pesar de los avisos de recesión.
  6. Cancelados como exponentes de la cultura del tocamiento –en su caso de instinto básico y hetero, doble falta–, Pajares y Esteso se reencarnan en Javier Pérez Santana y Adrián Silvestre, productor y director, respectivamente, de una película «especialmente recomendada para el fomento de la igualdad de género» por la Dirección General del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales y oportunamente subvencionada. El primero fue detenido y el segundo salpicado por un episodio de agresiones sexuales durante la fiesta de los premios Feroz, cuyos organizadores se apresuraron en anunciar a través de un comunicado que «una vez se esclarezca lo ocurrido, los presuntos autores de este hecho lamentable serán vetados de los Premios Feroz y de todas las actividades organizadas por la AICE». La AICE es el grupo de expertos –periodistas con sentido crítico, perspectiva de progreso y desahogo disfórico– que reparte galardones entre aquellos largometrajes cuya exhibición comercial se suele saldar con una media de mil espectadores, impagable lección de superioridad cultural a un gran público con más hambre de palomitas que compromiso ideológico y sentimiento de pertenencia a la secta. Lo que pasa en Zaragoza –ciudad que pagó la ronda de cubatas y movilizó a sus policías; lo uno lleva a lo otro– se queda en Zaragoza, pero el tema del magreo feroz de la gala de los críticos con sentido crítico, peliculón de redundancias, cine de autor, trasciende el umbral del Código Penal para escalar hasta el altar de la cancelación, paradójicamente a través de un sucedido que actualiza la obra de Pajares y Esteso y la lleva hasta los andurriales de la cultura trans, por la que circulan tanto la víctima del presunto tocamiento –Jedet en los carteles– como el productor y el director señalados por la supuesta agresión, profesionales de la subvención y los distintivos de género con películas que abundan en la experiencia transgénero. Juntos rodaron el sábado el 'remake' de una de Ozores. Además de ampliar la geografía del tocamiento y reformular la praxis del magreo, fenómeno del régimen del 78 que se abre ahora a nuevas masculinidades y novísimos feminismos, los implicados en este sainete han sufrido ya la pena de cancelación, propia de otro tiempo, más hetero. Ferozmente amenazados por el veto de la AICE, los creadores de 'Mi vacío y yo' –1.059 espectadores– concurren a los Goya con un monumento a la apología trans y el desencuentro con la audiencia que ha merecido la friolera de dieciséis nominaciones, más que Spielberg en Hollywood. La misma presunción de inocencia que se han saltado las alegres comadres de la AICE con su veto y su moción de censura previa obliga a nuestra Academia de Cine a reaccionar y rehabilitar a una pareja que ha tenido el valor –cultural, social– de llevar a Pajares y Esteso hasta los mismos salones del metaverso. Los dos tienen que estar en la gala de los Goya, y en la fiesta de después. Sevilla paga las copas y pone a los agentes de Policía. La música, los Ilegales: «Llegamos a fiesta/ sin estar invitados./ Nos comimos la comida,/ nos bebimos su bebida./ Metimos mano a las chicas».
  7. Begoña Villacís tiene dos problemas para integrarse en el PP con cierta posición. El primero es que no está tocando en la puerta correcta y el segundo es que quiere venderle al PP un ventilador, cuando en Madrid por estas fechas nos despertamos con algunos grados bajo cero. Ahora lo que viene bien es una manta o una estufita, eso lo compraría ahora el PP pero el ventilador que tiene Villacís debió ofrendarlo hace seis meses, cuando hacía falta, porque ya aporta poco. La dirigente de Ciudadanos no llegó a ofrecerse cuando su valor político era más alto, así que la negociación va a la baja, hasta el punto de que Ayuso se ha permitido despreciarla. Con el partido de García Egea todavía habría tenido mejores bazas, pero Feijóo ha repetido con sus barones el trato que ya practicara en Galicia: el líder popular elige los diputados y senadores nacionales y los otros controlan los concejales y parlamentarios autonómicos. Por lo que la vicealcaldesa debiera mirar mejor a qué puerta tocar y quién está al otro lado.
  8. La Universidad Complutense es un clásico. Cuando me estrenaba como director general de Universidades de la Comunidad de Madrid, su rector me invitó a presidir con él una entrega de premios a alumnos distinguidos, en el Museo de América. Allí me presentó de la siguiente guisa: «Este es el nuevo director que nos manda Esperanza Aguirre: es del PP, pero buen chico». Recuerdo haberle contestado: «No se fíe de las apariencias, rector Berzosa. No soy del PP y, en cuanto a lo de buen chico, ya se irá enterando». En 2021, la Universidad Politécnica de Madrid rindió homenaje a la memoria de Gregorio Millán Barbany (1919-2004), que fue catedrático de Mecánica de Fluidos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica (hoy también 'y del Espacio', gracias a sus discípulos). Millán, que desarrolló en España la Aerotermoquímica, se había formado junto al padre de la aviación a reacción, el ingeniero y físico Theodore von Kármán (1881-1963), un judío húngaro que emigró a EE.UU. en los treinta y creó allí la empresa Aerojet, donde se fabricaron los primeros reactores. Hasta su muerte, Gregorio Millán Barbany presidió la sección de Ciencias Exactas de la Real Academia de Ciencias. Fue también, como director general de Enseñanzas Técnicas del Ministerio de Educación (1957-1961), quien gestionó la incorporación a la universidad de las titulaciones de Ingeniería y Arquitectura. Antes de que la Universidad Politécnica de Madrid diera su nombre a un aula de la Etsiae, el 4 de abril último, se creó, en 2007, en la Universidad Carlos III, el Instituto Universitario 'Gregorio Millán Barbany' para la investigación en Fluidodinámica, Nanociencia y Matemáticas. Millán Barbany fue el primer gran científico español que conocí en persona. Yo tenía diez años cuando él se trasladó a Bilbao con su familia, en 1961, para dirigir la Babcock & Wilcox. Don Gregorio contaba entonces 42, menos de los que hoy tiene mi hijo mayor. De entonces data mi amistad con el suyo, Teodoro, ahijado de Von Kármán y mi compañero de colegio. Teodoro me abastecía de tebeos y don Gregorio me dejaba libros: Marañón, Ortega y cosas así. Teodoro estudió Economía en la Universidad de Minnesota, volvió a España, ganó por oposición una titularidad en una universidad pública y pidió de inmediato la excedencia en cuanto vio el panorama. Se ha dedicado a las finanzas y a la literatura, aunque también entiende bastante de arte contemporáneo. Con frecuencia, nos convida a lentejas, en su casa, a Félix de Azúa y a un servidor de ustedes. Tanto Félix como yo renunciamos a pedir la condición de catedráticos eméritos en nuestras respectivas universidades cuando nos llegó la jubilación obligatoria. Ninguno de los tres tenemos una alta opinión de la universidad pública, pero la de Félix es demoledora. No por casualidad ejerció en la de Barcelona, donde los 'escamots' me reventaron una conferencia en 1999. Sin embargo, me he reconciliado mucho con la del País Vasco, que contribuí a fundar y de la que tuve que salir huyendo. En esta hubo al menos una minoría resistente, sobre todo entre los profesores, que impidió a ETA apoderarse por completo de sus tres campus. Hace un mes, en mi antigua Facultad de Letras, se presentó un libro-homenaje de casi novecientas páginas que la UPV me ha dedicado. Probablemente como represalia por ello, semanas después, algunos ilustres locales lanzaron un artefacto incendiario en un pasillo de dicha facultad. Azúa piensa que determinadas titulaciones –por ejemplo, Ciencias de la Información– deberían desaparecer de la universidad y añora aquellas escuelas de periodismo de otra época. A mí, en cambio, las escuelas de periodismo me parecieron en su día una tentativa franquista de domesticar la opinión pública. Pero coincido con Azúa en que ciertas supuestas 'ciencias' elevadas al rango de facultades deberían ser privadas de presupuesto. No otra parece ser la convicción tácita de las más ilustres personalidades del alumnado. Por ejemplo, la de la detentadora de la nota más alta de Ciencias de la Información de la Complutense, que, el martes 24 de enero, afirmó que «el conocimiento es criterio», dando a continuación las gracias a su madre, presente en el acto de la entrega de diplomas a los estudiantes ilustres, por haberle «dado el criterio» que necesitaba para la vida. Entonces, ¿para qué universidad? Con la madre basta y sobra. Incluso, como sostuvo la hija en un fulgurante anacoluto, sobra el padre. Ahí, a mi parecer, está la clave. En la cosa edípica. La gente no se separa de las madres, y los padres renuncian a ejercer su función. Como ya no hay ritos de paso, porque la secularización y la democracia social han terminado con la mili y la primera comunión, se pretende que la enseñanza superior universal los sustituya. Pero la universidad no es un espacio relacionado con lo sagrado o con la muerte. Hoy por hoy, en ciertas facultades, se parece más a una macrodiscoteca. El personal va a otra cosa, a divertirse. Porque «me gusta el cine y lo audiovisual», como declaraba el día del escrache a Isabel Díaz Ayuso, la ilustre (¿fregona?). Es inevitable, por tanto, que la universidad se convierta en huniversidad, un lugar para que campen y medren los hunos y las ostras. Persistirán quizás las escuelas técnicas superiores capaces aún de rendir homenajes a maestros como Gregorio Millán Barbany, que las metió en la universidad (aunque tal vez habría que pensar en sacarlas de allí y ponerlas a salvo). En cuanto a los 'alumni', tómese ejemplo de Oxford y Cambridge. Que solo adquieran la condición de ilustres (y se inscriban sus nombres en bronces o mármoles) aquellos que caigan en lejanos campos de batalla –en Crimea, por ejemplo– defendiendo los valores de la civilización occidental. Lo de proclamar ilustre a alguien por sacar un 9'8 de media en Ciencias de la Información es de un hortera que quita el hipo. Teodoro Millán me prestaba aquellos tebeos de 'Vidas ejemplares' y 'Vidas ilustres' que publicaba la editorial mexicana Novaro. Las vidas ejemplares eran de santos. Las ilustres, de artistas, inventores o asesinos de masa. Entre las ejemplares, recuerdo la de San Pío X. En un almuerzo de su infancia, el futuro papa se quejaba así: «¡Oh, mamá, otra vez polenta!». Pero el padre cortaba las protestas con un verso del poeta católico François Coppée: «En la mesa del obrero solo hay carne un día al mes». El padre de Pío X era cartero: la madre era costurera. El tebeo decía de ellos que «aunque pobres, valoraban la instrucción». Hubo padres, hubo obreros católicos, e incluso hubo instrucción, aunque parezca increíble.
  9. Los españoles poseemos el dudoso honor de estar entre los europeos que mayor esfuerzo fiscal realizan; es decir, los que más impuestos pagamos en función de nuestra renta, quienes pagamos impuestos en lugar de engrosar las filas de la economía sumergida. El año pasado, un 53 por ciento más que la media de la Unión Europea. También debemos al Gobierno Frankenstein el haber superado a nuestros socios en presión fiscal, ya que este indicador ha alcanzado el 43 por ciento del PIB, frente al 41,7 por ciento del conjunto. Pero como el apetito del fisco es voraz, preparémonos para ver aumentar este expolio que nos convierte en auténticos esclavos de Hacienda. Siervos sujetos al yugo de unos dirigentes adictos a gastarse nuestro dinero, condenados a empobrecernos y contemplar impotentes cómo, además de este robo, aumenta también, imparable, la deuda que lastrará el futuro de nuestros hijos y nietos. Desde su llegada al poder, este Ejecutivo ha elevado los tributos cincuenta y cuatro veces y no tiene intención de parar. Antes, al contrario, su presidente, Sánchez, alardea de sacar el dinero del bolsillo de los ciudadanos para meterlo en las arcas del Estado, cuya llave tiene él. Ahora que estamos en vísperas electorales, utiliza sin pudor en sus mítines la subida de las pensiones como argumento de campaña, a ver si algún jubilado se cree que debe votar al PSOE para afianzar la ganancia. Y eso que, tal como revelaba ayer ABC, unos 400.000 pensionistas verán cómo casi cuatro de cada diez euros de incremento se los queda el Ministerio de Montero, con lo cual ni siquiera les compensan la inflación, como nos ocurre a la inmensa mayoría de los trabajadores. De acuerdo con nuestro sistema, empero, uno recibe en función de lo que ha cotizado. ¿De qué sirve esa contribución si después el gobierno de turno cambia las reglas de juego en función de su conveniencia? Cuando la llamada «progresividad» traspasa los límites de lo razonable, se desincentiva la honradez y se fomentan las trampas, la vagancia y el ascenso de la incompetencia al poder, como es notorio en España. La Fundación Civismo, un organismo independiente, calcula cada año el 'día de la liberación fiscal' en que el español medio deja de trabajar para Hacienda y empieza a hacerlo en su propio beneficio. En 2022 esa fecha gloriosa se alcanzó el 15 de julio. Para este 2023 se retrasa hasta el 29 del mismo mes. Nunca en la etapa democrática habíamos soportado semejante nivel de exacción. El PP debería aclarar cuanto antes si piensa seguir por esta senda, si incluso apretará más la tuerca, como hizo en tiempos de Rajoy apelando a la herencia recibida, o si reducirá drásticamente el gasto a costa de perder votos, en aras de aliviar la carga de quienes doblamos la espalda veintiocho semanas al año para un amo derrochador, implacable e insaciable.
  10. A perro flaco, todo son pulgas. Por eso en España todos los gobiernos parecen gafes. El actual nos ha traído una erupción volcánica, una pandemia china y un parón del núcleo de la Tierra que hace presagiar una guerra nuclear porque Chamberlain patatas, por decirlo con la lógica de Bolaños, que en esa materia es nuestra Jane Fonda, que de momento no sale en los listados de «Hamilton 68», pero que ha descubierto que sin racismo no habría cambio climático. –Ayer mismo la Ciencia nos dijo que el núcleo de la Tierra... –anunció Sánchez en el Parlamento–. Bueno, me voy a quedar ahí. Sánchez, cuya hegemonía se mueve «en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales» (Errejón), es el otanero más elogiado por sus jefes en Washington, que admiran su solanáceo ardor guerrero, explícito en sus andares de Tony Manero, hasta un punto en que los socialistas de Burgos se han visto en el brete de abolir en pleno municipal las armas nucleares. Y es que la misma chusma que hace un año acorraló a Djokovic en Australia porque «las leyes son para cumplirlas» (sonrisa sardónica de Griñán) pide palomitas para asistir en platea a una guerra nuclear. –Estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial en Ucrania, y necesitamos un acuerdo de paz ahora mismo –ha dicho Trump, el único americano relevante, por cierto, que también se opuso frontalmente al crimen de Irak. En este obscenario Nuland, oponerse a la guerra nuclear es el nuevo fascismo (trumpiano, por supuesto), y hasta el ministro de la guerra de Meloni opina, en el país del histórico gas mostaza en Abisinia, que un solo tanque ruso en Kiev sería el Final. Al final la 'democracia liberal' se les quedó pequeña y avanzan hacia la 'democracia nuclear', donde según Schmitt cada persona tiene el derecho fundamental a por lo menos una bomba atómica, pues «sólo entonces seremos iguales». ¿Y si el tanque ruso que dice el ministro italiano no llegara a Kiev? Bueno, las oportunidades de una preventiva y funcional guerra nuclear no se agotan en Kiev. En 'El mito de la violencia religiosa', Cavanaugh, uno de los teólogos más brillantes del momento, trae a colación el best-seller de Sam Harris, santón del 'mainstream' neoyorquino, fundador del 'Proyecto Razón', un filántropo profesional que tira de maletín nuclear para solucionar «la absurdidad de la religión». –Tócala, Sam. Al decir de Sam, la gente religiosa sólo entiende el lenguaje de la fuerza, y habrá paz una vez que nuestros bombardeos la hayan vuelto razonable. «Es probable que la única cosa factible para garantizar nuestra supervivencia sea que nosotros asestemos el primer golpe nuclear. Sería un crimen inconcebible, pero puede que sea la única opción que tengamos, dadas las creencias de los islamistas». –As time goes by.